Frutas y verduras en la dieta BARF

Llegado el verano y sus calores, la fruta y verduras son un ingrediente muy importante que proporcionará a los peludos lo mismo que buscamos nosotros en su consumo, hidratarnos disfrutando de la gran variedad que se nos ofrece y tener una digestión adecuada evitando sudor y transpiración.

¿Sabías que el proceso de la digestión es uno de los momentos de mayor actividad del organismo y provoca un incremento de la temperatura corporal, siendo la eliminación de agua mediante sudor o jadeo la principal forma activa de regulación térmica?

Por esta razón, no temas ofrecer fruta durante todo el día, te lo agradecerán.

MMRAWFOOD no añade frutas ni verduras a sus productos.

Se recomienda añadir a la dieta un 20% de frutas y verduras de temporada, frescas, de las que tenemos en casa para nosotros que son las más adecuadas según la época del año y las que menos impacto tendrán a nivel ecológico y económico.

¿Cuáles son las frutas que podemos dar a nuestros compañeros?

Hay muchísimas, tantas que solo citaremos las más representativas y sin entrar en sus propiedades:

  • La manzana es sin duda una de las mas usadas y además encontramos variedades distintas casi todo el año. Lo mismo pasa con la pera.
  • Sin dar en exceso, a nuestros perros les encanta la pulpa de la naranja, si, esa que nos sobra cuando hacemos el zumo por las mañanas.
  • Las reinas del verano, la sandía y el melón, si consigues acostumbrarlos a comerlas solas, son un premio refrescante de primera categoría!!
  • Ciruelas, albaricoques y melocotones.
  • Plátanos.
  • Fresas y cerezas en su temporada.
  • Como antioxidantes naturales tenemos los frutos rojos como moras, arándanos y frambuesas.
  • Y si das un paseo por el campo, cerca de algún curso de agua, no dejes de ofrecerles higos.

¿Y verduras?

Las más usadas por su disponibilidad durante todo el año son la calabaza, calabacín y la zanahoria. A mi particularmente me gusta ofrecérselas en su temporada, no de invernaderos, se les nota la diferencia a la legua.

  • Pepino y pimiento. Ajo en pequeña cantidad. Judías, espinacas y acelgas. Lechugas.
  • Coles en todas sus variedades recomendando un escaldado.

Ojo con patatas y boniatos. Son solanáceas y contienen solanina, un alcaloide que puede resultar toxico, pero cocinadas y en pequeña cantidad no son problemáticos.

Seguro que nos saltamos muchos, pero como muestra creemos que son suficientes. Si sabes variarlos, nuestros peludos no se aburrirán jamas de la comida y los mantendremos sanos y frescos.